3 Ago / 2015

Guillermo Padrés y la autocomplacencia

Uno pensaría que el gobernante que se jacta de ser el artífice de la alternancia política en el estado que durante décadas fue dominado por el PRI, tendría la suficiente humildad para ser crítico, no echarse tantas flores y darse palmaditas en la espalda.

Por desgracia, el gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, es todo menos un hombre sencillo. De nueva cuenta tres medios estatales, El Imparcial, Nuevo Día y Expreso, reprodujeron de forma íntegra una entrevista a modo a la que le cambiaron los encabezado para no hacer tan obvio el chayotazo. Padrés volvió a rendir cuentas alegres y logros muy poco tangibles en su primer año frente a la administración estatal.

El mandatario expresó su deseo de que este gobierno no tenga políticas de imposición: “Quiero que todo se sociabilice, las decisiones se tomen con la gente y en base a la razón”. Pero la imposición y no la razón ha sido la tónica a seguir. ¿O no es imposición asegurar que nadie detendrá la construcción del acueducto Independencia entre Obregón y Hermosillo?

Padrés también es muy hipócrita. Después de utilizar a la policía estatal para reprimir a los mineros sindicalizados de Cananea y proteger a Grupo México, sigue burlándose de ellos diciendo que son sus amigos. Con el garrote en la mano manifiestó su aprecio por “nuestros compañeros mineros, vamos a buscar protegerlos”. Sí, protegerlos mientras revela la existencia de seis órdenes aprensión contra los trabajadores de la Sección 65. Menos mal que prometió ser cuidadoso al ejecutarlas para que no aumente la intensidad del conflicto social. ¿Se imaginan que el “gober” no fuera su amigo?

Presume Padrés que en el gobierno participan militantes de la mayoría de los partidos políticos. Claro, ahí está el ejemplo de dos perredistas que se vendieron para lograr un hueso, como Edgard Sallar, al frente al IEES, y Cervando Flores, en la dirección de preparatorias abiertas de la SEC. Sin embargo, no menciona que hubo despidos masivos de funcionarios capacitados, reemplazados con cientos de panistas. ¿Qué no se supone que en el “Nuevo Sonora” el servicio profesional sería una prioridad frente al pago de cuotas electorales?

Sobre al combate a la corrupción y el desempeño de los funcionarios a su cargo, Padrés se mostró complaciente con sus resultados. Volvió a lanzar la cantaleta de que quienes no cumplan deberán enfrentar las consecuencias: “No hay segundas oportunidades… la falta de eficacia, de resultados, transparencia y honestidad no lo vamos a tolerar”. Pero sí tolera la deshonestidades: actualmente no hay funcionarios inhabilitados o investigados por irregularidades, a pesar de que hay situaciones escandalosas de prepotencia, como la de Myriam Hernández Mada, directora administrativa de la CODESON, quien celebró a lo grande su cumpleaños en las instalaciones del Centro de Usos Múltiples, con todo y cerveza, en horario de trabajo, sin que la Contraloría tomara cartas en el asunto.

¿Qué hay sobre el nepotismo en los puestos del gobierno? Héctor Leyva Livshin, director de Recursos Humanos de la SEC, tiene a su esposa trabajando como directora de bibliotecas del Instituto Sonorense de Cultura, mientras que uno de sus cuñados labora en el área jurídica de la institución y la cuñada de Leyva es su secretaria. Y hablando de cuñados, José Inés Palafox, secretario de Infraestructura y Desarrollo Urbano (SIDUE) admitió en un programa radial que Fernando Chío Félix, subdirector de Bienes y Servicios de esa misma dependencia era su cuñado. ¿Cómo justifican este influyentismo? Fácil. Dicen que los nombramientos los dio el gobernador y punto.

Sobre los errores cometidos, Padrés sigue sin reconocer uno solo. El gobernador afirma que “aguanta vara” y que si hay una crítica “busco atenderla, por algo me lo dicen, hay que ver cómo podemos atender eso o cambiar de actitud”. Si fuera así, ¿cómo es que Abel Murrieta, procurador de Justicia, sigue en su puesto?

Al final de la entrevista se enumeran los logros de la administración estatal. Agua, el CRIT de Televisa pagado con dinero del erario, el programa CreSer para combatir la pobreza, la aprobación unánime del presupuesto, recursos federales, apoyos para vivienda, la ampliación del programa Oportunidades. Pero no hay nada sobre empleos, seguridad pública, participación ciudadana, defensa de los derechos humanos, rendición de cuentas, educación y una larga lista de pendientes ignorados por los medios de comunicación afines al gobierno.

Y la cereza en el pastel: el domigo pasado, el secretario de Desarrollo Social, Javier Neblina Vega, fue visto en Phoenix comprando boletos para presenciar un juego de los Diamond Backs contra los Dodgers. A pesar de que su partido, el PAN ha promocionado en Sonora un boicot comercial contra Arizona por la ley SB1070. ¡Qué incongruencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *